Conocemos personas, o incluso nosotros mismos, que en ocasiones han visto la felicidad como una meta al final del camino. A veces, posponemos eso que llamamos felicidad, eso que esperamos y justificamos con que “ahora no soy feliz por los problemas en mi trabajo, por mi pareja, por el estrés….” sin darnos cuenta que la felicidad se encuentra en cada pasfelicidado de este camino que llamamos vida. Son los pequeños momentos diarios los que nos llenan de felicidad y esperar que a partir de un momento de nuestras vidas seamos felices para siempre, es una quimera. Aquí van mis diez consejos para sera más feliz:

  1. Saca tiempo para hacer actividades placenteras: dedica tu tiempo libre a lo que realmente te interesa y disfrutas. El estado de ánimo está directamente relacionado con las actividades que disfrutamos, así que hay que saber qué es lo que realmente nos gusta hacer y ponernos manos a la obra.
  2. Rodéate de personas positivas que te aporten cosas positivas. Aléjate de las personas que sólo te den negativo (si puedes) y, si no, cambia tus pensamientos para llevarlo lo mejor posible: si hay personas que podríamos llamar “tóxicas” cerca de ti, huye de ellas. Si no puedes huir, mantente lo más alejado posible, y si tampoco puedes, tendrás que aprender a cambiar tus pensamientos y conseguir que te afecte lo menos posible.
  3. Refuérzate por todo lo que haces bien y enfoca tu atención hacia las cosas positivas que te pasan: trata de minimizar y restar importancia a lo negativo. Todos los días, recuérdate lo bien que has hecho las cosas hoy y reconoce todos tus puntos fuertes. Esto hará que tengas una autoestima más alta que te acercará a la felicidad.
  4. Come sano, haz ejercicio y duerme cuanto puedas (mens sana in corpore sano): el ejercicio es una actividad placentera, o debe serlo, porque si no lo es, deberás cambiar de ejercicio ya que no te estará aportando todo lo que puede llegar a darte.
  5. Acepta tus limitaciones, adáptate a lo que tienes y no a lo que pudo ser:  es importante conocerse y saber que todos tenemos limitaciones, y no pasa nada porque así sea. Si puedes superarlas o mejorar, perfecto, si no, adáptate, pasa página y aprende, acepta que la vida es un aprendizaje. Aprenderás de todo lo malo que te pase y esto te hará más fuerte.
  6. No te obligues a nada: ni a amar, ni a sentir, ni a hacer, sólo a ser feliz: todos tenemos obligaciones en la vida, y de algunas no podrás escapar tan fácilmente. Si no puedes escapar de esa obligación, asúmela y haz que sea lo más llevadera posible. Todo termina antes o después. Pero de todas las que sí puedas escapar, hazlo, cambia, no tengas miedo, seguro que será para mejor.
  7. Cambia tus pensamientos irracionales por pensamientos más realistas: todos tenemos pensamientos irracionales que nos pueden llegar a causar mucho malestar. Aprender a cambiarlos y ser más realistas nos acercará a la realidad y también a la felicidad. Si no sabes cómo hacerlo, no dudes en buscar ayuda de un psicólogo cognitivo conductual.
  8. Aplaza los pensamientos que te generan preocupaciones si no puedes hacer nada para solucionar el problema: en ocasiones nos obsesionamos con algo, por miedo, porque no nos parece justo… Es bueno saber aplazar la preocupación y hacerlo sólo en el momento en que sea necesario. Por ejemplo, no sirve de nada estarme preocupando un mes antes por si suspendo un examen o me detectan un problema de salud, es mejor aplazar y preocuparme cuando sea el momento, si al final me tengo que preocupar.
  9. Si no sabes cómo hacerlo, pide ayuda: es fundamental saber pedir ayuda en los momentos en que lo necesitamos y a las personas que tienen las herramientas necesarias para ayudarnos. Muchas veces vienen a consulta personas que llevan años sufriendo el problema porque pensaban que ellas mismas lo podrían solucionar. Pero en la mayoría de los casos no es así, y todos necesitamos de la ayuda de alguien externo que nos pueda orientar cuando estamos perdidos. Y ese es el papel del psicólogo cognitivo conductual.
  10. Tú vas a ser tu compañero de viaje durante todo el camino, procura quererte y aceptarte tal cuál eres, aceptando tus potencialidades y tus defectos.

¿Qué os parecen estos consejos? ¿Los ponéis en práctica?

¡Que seáis muy felices!