otoño1No hace ni un mes que empezó el otoño y nos cuesta mucho acordarnos de aquellas merecidas y estupendas vacaciones. Hemos vuelto a la rutina y parece que entramos en modo automático, ya todo se ve invadido por las responsabilidades y obligaciones del día a día. Y es que, a veces nos da la sensación de que no hay vida después del verano, pero lo cierto es que estos meses nos pueden aportar mucho positivo. En esta entrada os propongo ideas para sacarle el máximo partido al otoño/invierno.

  1. Aprovecha para replantearte tus metas u objetivos

 

Como si de una nochevieja adelantada se tratara, la vuelta de las vacaciones suele ser uno de los momentos típicos que hacen que nos replanteemos nuestra rutina. Hemos tenido unas semanas de caos, de hacer cosas diferentes, en otros lugares y con otra gente. Cuando volvemos es normal que pensemos en si la vida que habíamos dejado en “standby” es la que realmente queremos o requiere de algunos cambios. Con esto no me estoy refiriendo a una crisis existencial sino a hacer una evaluación de las cosas que nos gustaría que se quedaran como están y cuáles nos gustaría modificar.

Para ello os recomendamos que cojáis lápiz y papel (o sus variantes tecnológicas), y hagáis una lista. El plasmarlo por escrito nos ayuda a tomar conciencia de lo que realmente queremos y a concretar la manera de lograrlo.

 

  1. Recupera actividades agradables

 

Las personas que han hecho terapia en nuestro Centro, saben la importancia que otorgamos a las actividades agradables. Para los psicólogos, estas actividades intervienen directamente en el mantenimiento de un buen estado de ánimo y nos protegen de los “bajones” o la depresión.

Durante las vacaciones hacemos un montón de planes, y algunos de ellos son de los que nos gustan mucho y no podemos hacer habitualmente como puede ser viajar. Pero, a su vez, dejamos de hacer actividades positivas que se encuentran instauradas en nuestro día a día. Estas pueden ser ir al gimnasio, dedicar más tiempo a cocinar, charlar con los compañeros de oficina, la vuelta de tu serie favorita, sofá-peli-manta, etc. Recuperar estas actividades influirá en nuestro bienestar y nos aportará sensación de orden.

 

  1. Platéate nuevos objetivos

 

Además, podemos plantearnos metas nuevas, como aquella idea que dejamos un poco abandonada antes del verano y que es momento de empezar a perfilar y concretar.

Para ello puedes empezar dividiendo tu vida en diferentes áreas. Te proponemos las siguientes:

  • Profesión y trabajo
  • Dinero y capital
  • Relaciones interpersonales
  • Salud y Bienestar
  • Aprendizaje y crecimiento

Estas son solo unas sugerencias, puedes añadir nuevas y también subgrupos dentro de cada una de las categorías. Por ejemplo, dentro de tu profesión sería bueno que evaluaras si estas a gusto en tu trabajo, pero también si obtienes el reconocimiento que mereces o tienes la opción de promocionar.

Una vez tengas esta lista plantéate si es un área importante para ti y si estas satisfecho con su estado actual. Las categorías o subcategorías que sean importantes y con las que no estés satisfecho en el momento actual serán las que primero debas empezar a cambiar.

Esperamos que este artículo os haya resultado útil y que os ayude a valorar estos meses sin pensar tanto en el ansiado verano.

“Nos pasamos la semana esperando el viernes,

el año esperando el verano,

y la vida esperando la felicidad”