Todos los niños tienen rabietas, gritan o, incluso, pegan, en un momento determinado. Depende en gran parte de la edad. Por ejemplo, un niño de dos años, no ha aprendido todavía la forma adecuada de manejar sus emociones, por lo que, cuando se enfade, lo más probable es que lo haga de una manera que nosotros consideramos inapropiada, pero que es la única que él conoce, gritar, pegar, tirarse al suelo llorando… Esto es absolutamente normal. Somos los padres los que debemos enseñarle a gestionar sus emociones de una manera lógica y apropiada.

Pero cuando estos comportamientos se mantienen en el tiempo y aumentan en cantidad o en proporción, quizá estemos hablando de un problema de conducta. La desobediencia, las rabietas, las mentiras, los insultos, y en algunos casos la agresividad, forman parte del cuadro de síntomas que pueden presentar estos niños.

Como decíamos antes, ciertas conductas pueden ser normales a la edad de 2 ó 3 años, pero imaginemos un niño que con 6 años se tira al suelo del supermercado cuando su madre le dice que no le quiere comprar algo. Es ahí donde estaríamos hablando de un posible problema de conducta.

Prestar atención a las conductas positivas que queremos que se repitan, reforzar estas conductas, mantener un buen vínculo afectivo con nuestros hijos, dedicar tiempo a que nos cuenten las cosas que les han pasado o que les preocupan, jugar con ellos… son conductas tan importantes como corregirles o poner límites cuando sea necesario.

Los límites son vitales para cualquier persona, no sólo para los niños. Todos necesitamos normas y límites, a la hora de conducir, cuando entramos en un nuevo trabajo… Estos nos ayudan a crear nuestra identidad, a sentirnos seguros, a nuestra autoestima. Por eso en los niños son igual o más necesarios, ya que están desarrollándose como las personas que serán en un futuro. No hay que tener miedo a la hora de poner estas normas, siempre que se haga con coherencia, con lógica y constancia.

En gran parte, de nosotros, los padres, depende que ellos asimilen y cumplan estas normas. Si seguimos estas pautas, lo lograremos.