Blog del Centro de Psicología Cognitivo Conductual

Tratamientos psicológicos

Trastorno obsesivo compulsivo: pensamientos intrusivos y miedo a hacer daño

 

pensamientso intrusivosComo hemos visto en los diferentes posts anteriores, existen muchísimas formas de presentación del trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Hemos hablado del TOC de limpieza, del TOC de comprobación. del TOC de repetición y orden, y aunque existen otras posibilidades y variabilidades que nos encontramos en la práctica clínica, voy a terminar este grupo de posts con otros dos últimos tipos, el TOC que he llamado de pensamientos intrusivos, y el TOC de miedo a hacer daño.

En el primer caso, hay que matizar que, probablemente, todos los TOC tienen pensamientos intrusivos (llamamos pensamientos intrusivos a los pensamientos que aparecen sin buscarlos, de repente aparecen en nuestra cabeza e incluso en contra de nuestra voluntad), pero en este caso hay pensamientos que aparecen y que acaban convirtiéndose en una obsesión. Suelen tener que ver con creencias de la persona, son pensamientos que la persona percibe como desagradables e indeseables y que van en contra probablemente de su escala de valores. Imaginemos a una persona muy religiosa. Jamás se le ocurriría pensar o decir nada en contra de su creencia, como es lógico. Pero como he comentado, los pensamientos intrusivos aparecen en contra de nuestra voluntad, son “intrusos” en nuestra mente. Así, pueden surgir en forma de insultos, imágenes sexuales o violentas contra Dios, la Virgen, etc. Obviamente, la persona se siente absolutamente incómoda, con estos pensamientos o imágenes y trata de neutralizarlos apartándolos de su cabeza (para conseguirlo, reza un número determinado de veces, se dice frases, se santigua…).

Otra forma característica de presentación de este trastorno es mediante la duda ¿y si soy homosexual?. Estas personas son heterosexuales, y no tienen ningún problema con la homosexualidad, pero este pensamiento intrusivo aparece en su mente generando una gran inquietud y una gran duda sobre su sexualidad. Pero es sólo eso, un pensamiento, no se trata de una indecisión o atracción por el mismo sexo. Así, la persona también intenta disminuir la ansiedad mediante la racionalización de los pensamientos (no soy homosexual, me gustan las mujeres…), pero la obsesión suele apoderarse y conseguir minar el bienestar de la persona.

En cuanto al otro tipo de TOC, en la persona aparecen pensamientos sobre la posibilidad de hacer daño a alguien. Son pensamientos o imágenes vívidas, que generan un gran malestar. Los pensamientos que se suelen cebar sobre las personas que más quieren, hijos, padres, parejas, justo a las que no se haría daño bajo ningún concepto. Aparecen como ¿y si cojo este cuchillo y se lo clavo?, ¿y si pierdo el control y le pego un bofetón?, a ver si con el coche me abalanzo sobre alguna persona que esté cruzando… Lógicamente, la persona siente mucho miedo ante ese horrible panorama, por lo que trata de evitar las situaciones que teme, por ejemplo, no utiliza cuchillos habiendo gente delante, trata de estar siempre con alguien delante cuando está con sus hijos, o deja de coger el coche. Como se puede imaginar, el malestar es inmenso y afecta considerablemente a las actividades de la vida diaria.

Espero que estos posts puedan ayudar a las personas que creen que padecen un TOC a identificarlo y buscar una solución.

« »

© 2019 Blog del Centro de Psicología Cognitivo Conductual. Tema de Anders Norén.