Blog del Centro de Psicología Cognitivo Conductual

Tratamientos psicológicos

Trastorno obsesivo compulsivo: comprobación

toc300

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se produce cuando la persona siente la necesidad de realizar determinadas conductas con el objetivo de disminuir la ansiedad que siente. Veamos un ejemplo: cada vez que María sube al autobús evita cogerse a la barra porque piensa que tiene muchos gérmenes y que se puede contagiar de alguna enfermedad. Si no tiene más remedio que cogerse, en cuanto llega a su casa se lava las manos nada más entrar, poniéndose jabón varias y veces y comprobando que se le han quedado absolutamente limpias. En otras ocasiones, se pone guantes para evitar el contacto con la barra. Como ha tenido que tocar las llaves para abrir la puerta con las manos “sucias” tras haber tocado la barra, las limpia escrupulosamente, así como el sitio en el que las ha dejado. De esta forma se queda tranquila de que no se va a producir un contagio. María hace esas conductas porque, si no lo hiciera,  la situación le provocaría mucha ansiedad. Lógicamente, cada persona hace unas conductas, que llamamos rituales o compulsiones, muy diferentes.

En un primer momento, aparece la obsesión, pensamientos repetitivos que son difíciles de eliminar. Para conseguir quitarse estos pensamientos, la persona realiza la compulsión o ritual. De ahí el nombre de trastorno obsesivo compulsivo.

Existen muchas formas en las que se puede presentar un TOC. La primera que voy a comentar es el TOC de comprobación. Este tipo de TOC consiste en comprobar una y otra vez que se han realizado las cosas o que no se ha producido lo que teme la persona. Un ejemplo muy común la comprobación de grifos, llave del gas, puerta de entrada, luces, pensando que se lo pueden haber dejado encendido o abierto y que podría ocurrir una desgracia, de manera que lo comprueban una y otra vez. Todos en algún momento hemos hecho esto, pero en el TOC genera mucha ansiedad y la persona nunca está segura de haberlo hecho.

También es común pensar que se ha atropellado a alguien mientras se conduce. Así, la persona vuelve a recorrer una y otra vez la calle por la que ha pasado para comprobar que no ha atropellado a nadie, pero cada vez le pueden entrar más dudas pensando que en el nuevo recorrido sí que lo ha hecho, de manera que es cada vez más difícil parar la situación.

La mejor forma de superar un TOC es acudir a un psicólogo cognitivo conductual, ya que está demostrado científicamente que es el tratamiento que funciona. En siguientes posts seguiré hablando de otras formas en las que se presenta el TOC.

 

« »

© 2019 Blog del Centro de Psicología Cognitivo Conductual. Tema de Anders Norén.